viernes, octubre 22, 2010

Somos una lagrima de Dios

El agua formó la vida, el agua nace del llanto de las nubes, nosotros cuando lloramos nos convertimos en nubes y tormenta, creamos agua, la expulsamos, nos purificamos, creamos vida, vivímos y nos convertimos en dioses de pequeña y gran escala.

1 comentario:

Kika dijo...

Aw eres un hermoso, Benito.

Y es una hermosa visión del simple, humano, hecho de llorar.

Te quiero, besitos.