domingo, diciembre 14, 2008

Un fantasma en mi pared

La pared me habla como un ratón, no pude leer ni pensar en esto del destino. No es exactamente que fuese un ratón, podrían ser cascabeles sin reloj, una víbora escurridiza. El silencio cuenta los segundos que se desvanecen cuando intento sentir el pecho de la pared, cuando pongo mi oído para tomarle el pulso.
Me hace creer que alucino y mientras lo pienso, varias ambulancias llenan el espacio con gritos de sirena y antes había pensado en el cuerpo de la muerte, en su lenguaje incomprensible que podría ser como el del ratón. Afuera hay viento y él puede ser el causante, un ratón muriéndose de frío, hojas bailarinas, incluso un gato, pero los perros no ladran, ellos lo escucharían.
Un fantasma que se esconde del viento mientras lloran las sirenas y se escuchan disparos, es música ambiental, como la oscuridad con la que están rodeadas las estrellas.
Dormiré al lado de la pared que refugia arañas y fantasmas, dormiré con melodías abruptas, escuchando la sangre que corre por mi pared que se transforma en vibraciones.
El ratón es un fantasma silencioso y llora la incomprensión de su soledad infinita, no se ha dejado llevar por el viento y se escabulle en la pared como un roedor, y me despierta y me hace hacerlo existir al menos en estas letras secas que me erizan la piel, se encontró conmigo y no sabe cómo llamarme, lo escucho perdido y atrapado injustamente en la pared.
Dicen que las paredes oyen, ahora fui yo, por ese fantasma que intento describir como un ratón azul, que yo la escucho a ella.

♫ The Ghost de I Love You But I've Chosen Darkness

3 comentarios:

maya dijo...

Esa rolita es todo el rollo, está bien chidototota!!!

:)


:P

Besos

Demo dijo...

Yo no tengo fantasmas en la pared.
Los tengo en otros lados donde son más imponentes todavía.


Deberíamos echar un coffee, señor.



Salud

Lilu dijo...

No seas tonto.

Te quiero!