lunes, mayo 28, 2007

Cristal fundido


La muerte se acercó susurrando

que el viento se detendrá

volverá el espacio infinito

internado en mi respiración


Mi pensamiento se quedará en el cielo

en una fotografía azul de lluvia

que dentro de la fogata desaparecerá


Esperaré melancólico que alguien llegue

que el viento sople

que mi mano no se sienta vacía


Ya están las tijeras en el tiempo

y su filo roza el papel en el que escribo


No he muerto y ya no estoy

y parece que aun te extraño


*Messenger de Blonde Redhead

*Death and the Maiden de Clogs

3 comentarios:

Xoyoco Luperca dijo...

Ese filo siempre acechante que tantas veces olvidamos de forma deliberada y no; como considerar que, en otras ocasiones, deseamos arrancar esta hoja en que nos escribimos para contar la historia de nuevo, una y otra vez con finales alternados siempre otros. Quizá, también, nos decidimos por doblar la hoja hasta convertirla en aeroplano, en barco, en vaca magnífica en esta suerte de papiroflexia que, a ratos, estoy convencida, ha de valer la pena.

Un abrazo y muchos saludos a su mariposa. Porque ella ha de estar para llenar su mano =).

kiki sonik dijo...

so sweet

Mars dijo...

Benito!!!
estamos aquí!! nosotros!!! y lo queremos!!