jueves, octubre 09, 2008

La crisis contemporánea

Buenos días, tardes, noches a quien lo lea:

Les escribimos porque realmente nos sorprendió la noticia de Felipe Calderón del plan emergente de Calderón. Literalmente nos ha quitado el sueño y más por el hecho de que a últimas fechas hemos tenido momentos de reflexión (amigos y compañeros de la universidad) acerca de la época contemporánea, hacia donde nos dirigimos, qué va a pasar con nuestra generación y con las generaciones futuras, hacía donde queremos ir, qué busca el hombre, qué queremos encontrar, porqué hemos llegado a dónde estamos y para qué. ¿Qué cosa mueve al mundo si no es el dinero?

Es por ello que queremos compartir con la gente el sentir de algunos jóvenes preocupados no solo por sí mismos, o por el estado, el país, o el mundo, sino por toda la existencia de la humanidad. La historia nos ha enseñado cosas importantes, una de ellas es que siempre tienen que ocurrir cambios cuando hay un periodo largo de estancamiento y más cuando se está en crisis. En la historia existe la evolución de la raza, pero también la extinción de pueblos enteros, desaparecidos.

Es sorprendente –casi perturbador-escuchar de la boca del Presidente de México, Felipe Calderón, que nuestro país está cayendo en una crisis que afectará radicalmente la vida de todos y cada uno de los ciudadanos mexicanos, una crisis que llega desde el extranjero, desde el norte próximo y desde el otro lado del mar.

Lo anterior nos orilla a valorar estos últimos días como históricos, porque representan el punto sin retorno de la civilización. Vemos al presidente salir y hablarle al pueblo, con la voz débil cuando pronuncia “crisis”, de que algo se acerca rápidamente, que las cosas tienen que cambiar porque todo el sistema económico del mundo está obsoleto; ya comenzó una era de crisis mundial ha llegado lenta y dolorosamente para los más informados, porque ven acercarse al monstruo a lo lejos, lo gritan, lo temen, pero nadie los escucha por estar sumidos en la bruma de la apatía, ese monstruo llega abruptamente para los que no quieren verlo, llega espontáneo y brusco, nos dimos cuenta de esta realidad cuando ya estábamos ardiendo, ha venido a quemar nuestra serenidad.

Este impacto negativo que golpea al mundo entero, es tan asombroso y espeluznante como el anuncio de una guerra, porque parece no haber escapatoria ni trinchera donde parapetarse.Y hablando de guerras, alguien se ha preguntado ¿cómo se pueden luchar dos guerras al mismo tiempo que corresponden a dos planos sociales–aparentemente- tan distintos? ¿Puede seguirse una guerra contra el narcotráfico? ¿A qué se le dará más prioridad? ¿A la seguridad –suponiendo que aún tenga sentido esa palabra en la voz de nuestros gobernantes- o a la economía? Sólo hay que ponerse a pensar que si una de éstas no existe, el equilibrio de la sociedad y el mundo se quiebran, porque todo está conectado, no se puede pensar en la separación de las prioridades.

La economía de la mayor potencia mundial está cayendo rápidamente como un enorme edificio, en cámara lenta sobre nosotros, su estructura está debilitada y cediendo a cada segundo que transcurre, ¿Qué postura tomaremos ante esto?, esta crisis trae consigo un sinfín de consecuencias e implicaciones en todos y cada uno de los ámbitos de nuestra sociedad, por ejemplo, hace que suba el precio del dólar y esto desemboca en el incremento al precio de todos los productos que se comercializan en nuestro país; la canasta básica se incrementa – hasta un 100 por ciento, dicen fuentes confiables-, con ello será mucho más difícil que lasf amilias subsistan, principalmente las de clase baja y media baja, esto traerá consigo la reducción del estatus socioeconómico de todos, el bienestar caerá violentamente, como a quien se le empuja por los escalones, con excepción, claro está, de los que más tienen, quienes se harán asquerosamente más ricos.

Como se dijo, las implicaciones que trae consigo este cambio histórico son vastas para poder enunciar una explicación satisfactoria en unos pocos renglones de opinión –para el curioso o incrédulo le invitamos a escuchar el mismo discurso presidencial-, pero debemos pensarlas todas y cada una como golpes a nuestra economía, seguridad, bienestar, plenitud y serenidad social –y para cualquier otro aspecto que a usted se le ocurra enumerar aquí, queda el renglón abierto para sus propias palabras nacidas de esa idea que esperamos usted albergue en su mente, porque es precisamente el momento en que debemos dar prioridad a la consciencia de nuestro entorno.

Estas informaciones nos hacen darnos cuenta de que durante los próximos 3 o 4 años, pasará algo en el mundo, entramos en una grave crisis y las personas, cada quien como individuo, tendrá que escoger para que llegue el principio de una nueva era.

El mundo ahora si será 'democrático', en el sentido de que si los más son aquellos que no salen a luchar por los demás (que es como parece ser la mayoría), empezará el principio de lo inminente, sabemos qué es, pero no todo el mundo se atreve adecirlo, nosotros simplemente lo reservamos a conciencia.

Benito Jiménez y Jesús Hernández

10 comentarios:

Marche dijo...

Es triste saber que no podemos esperar nada de Calderón más que su aparente preocupación por el pueblo mientras a penas y le hará cosquillas lo que se nos viene encima...
Pero más triste es ver la indiferencia de la ciudadanía, de los jóvenes, de nuestros propios compañeros y amigos que prefieren taparse los ojos y decir "a mi no me interesa la política", "todos son iguales, por eso yo no voto", "que gûeva me da todo eso, me interesan otras cosas".
Sin embargo, me da gusto y es alentador saber que alguien piensa en ello y se preocupa y lo externa.

Yayé dijo...

Es precisamente TRABAJAR lo que hace falta ahorita. Este momento no se presta para apatías, hacer las cosas para mejorar la situación de nuestras familias es lo primordial.

..ana laura dijo...

Son muchas las consecuencias que pueden tener estos acontecimientos, pero tambien es muy importante la actitud que nosotros tomemos ante los hechos y todas las cosas que vienen más adelante.

Tal vez no este en nuestra manos arreglar esta crisis que no solo es económica sino tambien social. Creo que lo único que podemos hacer es prepararnos en todos los sentidos para hacerle frente a esto.


P.D. Saldremos adelante, de eso estoy segura

Yayé dijo...

De perdis ayúndele a sus mamases con el gasto.

Kika dijo...

Pues sí, a mí lo único que me aterra son los daños colaterales... la inseguridad, la violencia, que por lo regular (al menos en países como el nuestro) proviene de la pobreza.

Pero en sí también habría que revisar cómo vivimos en una sociedad de consumo donde los pobres se gastan su dinero en las "maquinitas" o en alcohol y drogas, y los clase medieros en el centro comercial comprando ropa o pagando palomitas de 50 varos..

Nos va a afectar, sin duda... pero yo ya me lo venía temiendo desde hace añosss y descubrí que no vale PREocuparme porque nada se puede hacer en contra.. así que, en sus marcas, listos... fuera!

Fátima dijo...

Yo por eso guardo mi dinero debajo del colchon y ahorro para una pistolita.

Pff.

Ami me da miedo pensar eso, pero la verdad es que ya tengo semanas entras papaloteandolo.

juano dijo...

a mi la neta me gustaria ke pase algo catastrofico, total hay tanta gente ke ha vivido e la miseria toda su vida, ¿tu crees ke les afecte? Esta semana se declaró en bancarrota comerical mexicana, corporativo saltillo, y corporativo durango... ¿y los demas? los demas siempre hemos vivido en banca rota! Siempre tratando de acabalar el gasto, cada diciembre, comprando pocas cosas mas -pke hay mas de dinero, toda mi vida he comido frijoles, y luego hay gente ke come un pan al dia o menos... a esos wees no les va a ir peor, pke no existe una condicion social peor.
La verdad toda mi vida espere ver algo asi, pues que chiste tendria esto si no nos tocara ver la decadencia de una gran civilizacion, lo uniko ke me falta es ir a nueva york y pararme en la quinta avenida, y despues ver como una todo el discurso de occidente se viene abajo!!

R. Garrido dijo...

me inspiras CONFIANZA y nadie se lo toma en serio, me das una transfusión de ESPERANZA y la gente no te toma en cuenta, se queda a sufrir agonizando en su ego, se quedan quietecitos abrazando sus billetes, sus pequeños y efímeros objetos. Si te creo, si lo veo, si lo padezco.

.Renton dijo...

se vienen tiempos cabrones... era de esperarse, tantas broncas que hay ya, de por sí, y ahora con la economía, estos días me he puesto a pensar la supremacía del dinero por sobre otras cosas que si importan, ni modo, el dinero va y viene, eso si, y estoy de acuerdo en que el ciclo debe continuar para tranformarse, probablemente es hora de una destrucción y explosión (sentido economico y social) para transformarnos y redefinirnos como sociedad, who knows...? es agradable saber que hay jovénes que se preocupan y no contestan con un: a mi que chingados me preocupa... yo estoy bien mientras chupo y juego rockband...
saludos nene... mil besos

Estrapalacateptl dijo...

Me parece que son buenos los argumentos aqui expuestos, es importante entender las crisis recurrentes que tiene el capitalismo, y lo pavorosamente predador que es este sistema. Contrario a lo que algunos plantean si existen soluciones y para ello se requiere la voluntad ferrea de amplios sectores de estudiantes, maestros, trabajadores y la sociedad civil quienes somos los únicos capaces de cambiar las leyes y formas de convivencia y desenmascarar a quienes lucran y explotan nuestro esfuerzo por sobrevivir y vivir dignamente. Ahora mas que nunca se requiere que reunamos las gotas que se convertirán en un torrente irresistible!